¿Por qué nuestros alumnos no saben resolver problemas?

Escribo este artículo para plantear una pregunta que, si fuera tan sencilla de responder, no tendría caso hacérsela.

Como docentes, planteamos problemas de forma cotidiana  a los alumnos, en cualquier materia. Sin lugar a dudas el área donde ésto se da de forma palmaria son las matemáticas. La cuestión es la siguiente: ¿que hace que los alumnos -como sostienenen muchos docentes-  no sepan leer los problemas? ¿No será más bien que los docentes o los editorialistas no sabemos escribir los problemas?

Voy a explicarme:

Un padre le compra dos pares de zapatos a sus hijos por valor de 186€. Paga una entrada de 46€ y el resto lo paga en 6 plazos. ¿Cuánto paga en cada plazo?

Un alumno en su sano juicio se preguntará.

  • ¿Qué zapatería es esa?
  • ¿Quién es ese padre que se gasta semejante cantidad de dinero en dos pares de zapatos? ¡Si ni siquiera son unas zapatillas de marca!
  • ¿Quién es ese padre, el padre de quién? ¿Existe?
  • ¿Qué son 6 plazos y cómo se pagan los plazos? ¿Se va a la zapatería 6 veces a pagar cada plazo?
  • ¡Mi padre siempre ha pagado los zapatos completos, nunca los ha pagado en partes! ¡Qué raro!

Sin lugar a dudas se ha olvidado que los problemas reales se dan en contextos reales. Y a menudo los docentes piden soluciones reales para problemas imaginarios, imposibles, que jamás se van a dar. Sinceramente, así no se puede promover un desarrollo competencial.

Por otro lado, la Psicología de la Gestalt descubrió, y todos los neurólogos están de acuerdo, que no percibimos las cosas de forma aislada sino en un contexto. Cuanto más pobre sea el contexto más imperceptible e inimaginable es la situación a resolver. Por eso, la tarea de los docentes no es plantear problemas abstractos o imaginarios, sino crear contextos completos que provocan la necesidad de resolver un “problema”. Cuanto más completo sea el contexto, más completa será la solución. En realidad bastaría con descubrir dónde estan esos contextos completos, en lugar de crearlos artificialmente, pero eso es otro cantar.

Y sigo con mi propuesta. ¿Cómo de comprensible sería el anterior problema así redactado?

El pasado sábado mi padre fue a la tienda del Centro Comercial más cercano a casa para comprar un ordenador que ya había mirado en un panfleto de publicidad.

Decidió comprar otro diferente del que había visto en el panfleto, pues aunque era más caro, era bastante mejor. Lo que pasa es que costaba 549€. ¡Mucho dinero! El vendedor de la tienda le dijo que podía pagar una parte del dinero allí mismo y el resto pagarlo en 6 meses. Le dijeron que valía con rellenar un documento con sus datos y su número de cuenta bancaria. Y la tienda se encargaría de cobrarlo a través del banco. Así que mi padre se animó y lo compró.

Al llegar mi padre a casa con el ordenador, me dijo bromeando que solo había pagado 27€ por el ordenador Luego me dijo la verdad: que el resto, hasta 549€, lo tiene que pagar en 6 meses a partes iguales, y que se lo van a descontar del banco cada mes.

Estoy tratando de aclararlo, pero no acierto a calcular cuánto le van a quitar del banco cada mes para pagar el ordenador. ¡Ayúdame!

Obviamente esta forma de trabajo implica un cambio hacia un “slow-teaching”. No se pueden trabajar 6 problemas matemáticos en una sesión. Son problemas a leer y releer, debatir, comparar, etc. Dar ocasión a la lectura y la reflexión. Claro, se trata de una forma de trabajo donde el proceso es el objetivo. Menos que el resultado. Y requiere de tanto trabajo para los docentes como para los alumnos. Ya no sirven las hojas de problemas de toda la vida que se fotocopian un año y otro año. Pero luego no pidamos peras al olmo.

Un saludo.

Francisco Gómez
francisco@educarconexito.com
http://www.educarconexito.com
http://www.fransanmiguel.es

Anuncios

5 pensamientos en “¿Por qué nuestros alumnos no saben resolver problemas?

  1. EStoy muy de acuerdo con esto. Como profesora de matemáticas siempre creo, diseño y propongo mis propios problemas (nunca de la editorial) y los hago significativos para ellos. Creo existe un medio camino entre el problema inicial planteado y el último párrafo. Además, se puede crear un mini-texto y de ahí proponer X problemas. Es simpático y agradable para ellos que los protagonistas sean los compañeros de clase, los profesores, que ocurra en el centro o en sus excursiones…Pero no es solo este el único tema que impide a los alumnos comprender el enunciado: Hay ciertos alumnos CON DIFICULTAD DE COMPRENSIÓN LECTORA que no solucionan el problema con la significatividad el enunciado, tienen los mismos problemas en la vida diaria…

    Me gusta

  2. Y, aun así, el problema contextualizado sigue exigiendo una abstracción inalcanzable para muchos niños.
    Quizá se prescinde demasiado pronto de la manipulación de elementos con los que contar, ordenar, agrupar, repartir,… para pasar al ejercicio mental pensando que eso es síntoma de alto nivel educativo. Pero no se puede correr sin haber andado primero.

    Me gusta

  3. Bueno, la cuestión puede ser también la dificultad de realizar abstracciones cuando su cerebro aún no está preparado para ello orgánicamente. Otra razón más para volver al aprendizaje manipulativo y significativo.

    Me gusta

  4. Lo que creo que es complicado es preparar a los chavales a resolver problemas de este tipo. No saben ni se como hacer que un chaval se ponga a analizar el enunciado de un problema

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s